Regreso a lo esencial

Sí, hemos creado un mundo fabricado para atender a nuestras necesidades más básicas. Tenemos bloques de hormigón donde nos cobijamos, hemos creado espacios  en el que individuos de bata blanca dicen devolvernos la salud, también tenemos  almacenes en cuyos estantes podemos adquirir paquetes y cajas con algo que llevarnos a la boca, espacios o templos del saber, en el que adquirir conocimientos desde el más básico al   más sofisticado y abstracto, un mundo artificial de bienestar, impensable hasta hace unas décadas; y también un mundo virtual en el que no es necesaria ninguna relación mínimamente personal. Sigue leyendo “Regreso a lo esencial”